pozo
Informativo para niños que viven en sectores con agua de pozo
11/04/2013
3:07 pm

Hace aproximadamente  20 años atrás, y luego de varios planes piloto, el ministerio de salud, decidió llevar a cabo la adición de fluoruros al agua potable de Santiago. Posteriormente esta medida de salud pública se implementó en  casi la totalidad de las ciudades de Chile. El objetivo de esta medida era y es actualmente disminuir la incidencia de caries en la población chilena.

 

La caries es una enfermedad multifactorial, que se manifiesta a grandes rasgos, por la desmineralización y disolución de los tejidos dentarios.

 

Los fluoruros son elementos químicos que a través de su acción tópica (Por contacto con los dientes)  tienen una acción cariostática que se explica a través de  3 mecanismos.

 

-Interferir  en la disolución del esmalte dental.

-Favorecer la remineralización de zonas desmineralizadas

-Interferir en el metabolismo y desarrollo bacteriano.

 

En resumen, los fluoruros presentes en el agua potable reducen las posibilidades de padecer caries. El agua potable recorre las estructuras de la cavidad bucal cada vez que la tenemos en nuestra boca, y esta es  la razón por lo que se decidió agregar flúor en el agua. El agua está muchas veces en contacto con los dientes y de fácil acceso para “casi” todos.

 

Las zonas rurales, que presentan otros tipos de abastecimiento de agua (Por ejemplo agua de pozo), no obtienen el beneficio cariostático antes mencionado.

 

Es por esta razón, que los niños y adultos que viven en sectores donde el agua no está fluorada, deben tomar medidas auxiliares adicionales, como controles periódicos, uso de pastas y enjuagatorios especiales para cada caso y fluoraciones tópicas (como por ejemplo la aplicación de barnices de flúor ) que ayuden a disminuir la incidencia de caries.

 

Dra Valeria Muñoz

Cirujano- Dentista

Odontopediatra